BIENVENIDA




QUERIDAS AMIGAS:
 

Somos Socias de las Mesas Redondas Panamericana

Esta oración es el comienzo del gran significado que tiene en su esencia este Grupo. El camino Panamericano iniciado hace ciento y un año, movido por una visión compartida, una esperanza anhelada, un fín altruista y una causa para el bien común.

Revalorar nuestra misión de trabajar por el conocimiento, comprensión y amistad son los retos desafiantes de este nuevo siglo, que nosotras hoy iniciamos: Nuestra Visión para dejar huella es promover la educación e incrementar la formación de Mesas Redondas Panamericanas en el Continente Americano.

Nuestro mundo se encuentra en un momento de redefiniciones,  y motiva que como panamericanas debemos tener la capacidad de adaptación, así como mantener nuestra estructura flexible con capacidad de respuesta, y formas de salir adelante. Tenemos el compromiso de construir y responder oportunamente a las exigencias que nos imprime el momento que vivimos.

Asumamos el reto de estrechar los lazos de solidaridad moral entre los que formamos nuestras comunidades, a fin de trabajar sobre el papel y alcance de la educación, como el engranaje generador de los cambios, a través de conocimiento aplicado al beneficio de la humanidad.

El universo de la educación con el que estamos comprometidas no puede permanecer impasible a la realidad social que nos rodea, nos demanda un cambio de actitud y cultura de sustentabilidad del hábitat, unirnos en la lucha que debemos darle a la degradación ambiental.

Así mismo, fomentar las acciones en la búsqueda de una sociedad más justa, usando los mecanismos para resolver los conflictos, como son los propios de las capacidades básicas que la inteligencia humana nos permite para una cultura de Paz: la comunicación, el dialogo y la cooperación.

Cuidar nuestra esencia es respetar la legislación que nos guía expresada en el Estatuto y Reglamentos, y unirlo a un pensamiento y una acción muy amplia, muy respetuosa y muy participativa.

Así tambien hemos de ser reflexivas para abrazar la satisfacción al dar, la experiencia gratificante de compartir y buscar que nuestras acciones contagien a los demás el apego a nuestros ideales.

Las Mesas Redondas Panamericanas constituyen, por sus propias  características, un ámbito privilegiado, no sólo para mostrar la importancia de la solidaridad y la empatía sino para ponerla en práctica, nuestros retos y logros no podríamos obtenerlos sin la incondicional solidaridad de nuestras familias, ellos extendiéndonos siempre su mano y demostrándonos su entusiasmo por cada acción emprendida, son también Panamericanos de corazón y de acción.

Acepten nuestro reconocimiento y gratitud... Con ustedes celebramos el día, el dar gracias, el creer en el mañana...Esas luces de Amor por la Vida.

“Una Para Todas. Todas para Una”
“One for All and All for One”

                                                                                             

Jani Marichal de Mendoza